Bordados instagrameros

Lifestyle

Instagram es una fuente inagotable de inspiración, entretenimiento y envidia cochina. Sobra decir que me encanta, pasaría horas admirando la creatividad que tiene la gente de todos los rincones del mundo, viendo lo que comen, cómo se divierten, qué les emociona e intentando entender porque hay que poner morritos para hacerte un selfie.

Durante mis búsquedas por Instagram he descubierto una gran comunidad de bordadoras que muestran el paso a paso de sus proyectos. Delicadas ilustraciones, paisajes, frases que te dejan sin habla, animales hiperealistas, bastidores para bodas y bordados frikis se dan la mano y demuestran que una técnica muy antigua siempre está en continua renovación.

Hoy me gustaría hacer un repaso de algunos de los bordados que más me han impactado curioseando por esta red social.

Anuncios

Todo lo que necesitas para tejer en una caja: Kits de punto y ganchillo

Patrones

Me encanta tejer, los nuevos patrones y acercarme a la mercería a comprar materiales pero también me da mucha pereza reunir el tiempo y la energía necesaria para armar un proyecto en condiciones, por eso los kits ya creados que traen todos los elementos juntitos y te llegan por correo a casa directamente sin tener que moverte, son una muy buena idea.

Las marcar de kits han crecido como champiñones y por menos de 50€ existe una gran variedad de labores de todas las técnicas (macramé, punto de cruz, petit point, ganchillo, dos agujas, punto de cruz…) solo que encontrar los bonitos de verdad entre el mar de internet no siempre es fácil.

Hoy repasamos 5 kits de manualidades con proyectos chulísimos a precios asequibles desde los 3 hasta 40€.

Patrones de octubre: jersey, telar y calabaza

Patrones

Casi está acabando octubre y me ha pasado por encima como una apisonadora. Yo quería escribir, tejer, hacer fotos, vídeos sobre punto pero nanai de la china, ha sido imposible. Afortunadamente tengo varios proyectos en mente que me inspiran para volver a coger las agujas.

cursos online para aprender a tejer

Cursos de punto, ganchillo y bordado online que no deberías perderte

Lifestyle

Aprender a tejer con Youtube, seguir patrones gratuitos, apuntarte a un club de tejedoras y comprarte revistas con las nuevas tendencias de la temporada, está muy bien para empezar con este hobby. Todas lo hemos hecho y, además de ser opciones baratas, te vas haciendo una idea básica de la técnica y los materiales necesarios.

Ahora, cuando te enfrentas a proyectos un poco más difíciles, no entiendes lo que pone en un patrón o tienes que parar un vídeo doscientas veces porque no se ve bien por dónde se pasa la hebra… ahí, el hobby desespera un poco.

Yo he llegado a la conclusión de que si quieres dar un salto de calidad en tu nivel tejeril tienes que tener a alguien en casa que sepa mucho (abuela, madre, tía, vecina, amiga) y que haga de profesora improvisada o apuntarte a un curso dirigido.

mood board diy

Mood Board de libretas bordadas: mi nuevo objeto de deseo DIY

Lifestyle

La idea de bordar sobre papel me fascina pero es muy difícil conseguir que no se doble la superficie y elegir el dibujo adecuado (lo suficientemente bonito para que destaque y lo suficientemente simple para poder hacer pocos agujeros).

Llevo mucho tiempo viendo ejemplos en tiendas online y blogs y me gustaba la idea de recopilar esas imágenes en un Mood Board como hacen los diseñadores para inspirarse antes de una nueva colección.

De todos los motivos que he visto hay 5 aspectos que me gustan especialmente y que me gustaría poder representar en futuros proyectos:

Cursos de bordado con Guillermina Baiguera

Crónicas

Las manualidades enganchan como lo hace el chocolate y los juegos del móvil. Empiezan como algo inocente pero cuando menos te lo esperas te ves probando nuevas experiencias, pasándote niveles alocadamente y dedicándole más tiempo de lo que esperabas a un pasatiempo sin maldad.

Yo empecé tejiendo a dos agujas, luego me dió por el crochet y después me he interesado mucho por el bordado. Probé, por empezar por algún sitio, con la aguja mágica pero no me gustó la experiencia. Y después, por casualidad, me apunté a un curso de bordado presencial con la intención de aprender de verdad los conceptos básicos y comenzar desde ahí.

02_relieve2

El curso era “Introducción al bordado: bordado al relieve con Guillermina Baiguera” y tenía lugar en la tienda peSeta un sábado por la mañana durante 4 horas. El objetivo era aprender las nociones esenciales de la técnica y los materiales necesarios así como los puntos que se elevan de la tela.

Yo no conocía ni los puntos de relieve ni los planos. Nada. Aún así nos reunimos 5 alumnas y Guillermina entorno a una mesa con hilos de diferentes colores, telas, bastidores y tijeras dispuestas a descubrir los secretos de esta preciosa técnica que nunca llegó a perderse pero que las nuevas tendencias DIY y de Diseño han recuperado con fuerza.

Comenzamos hilbanando la aguja y ajustando la tela al bastidor. Conociendo los diferentes hilos y los puntos de relieve favoritos de Guillermina (nudo francés, coral, malta, rosetón entrelazado, a realce, festón) y sus usos. Mientras cosíamos conversamos sobre los tradicional y lo moderno, los talleres presenciales, la feminidad en las manualidades, el arte, la vida, Europa (especialmente los atentados de Francia) y las estrechuras para conseguir hilos en Argentina.

thm_guillermina_3-800x600

Guillermina vino a Europa durante 2 meses para dar clases en Suiza y España. Se hizo una tourné enseñando su sabiduría y aprendiendo de las abandonadas tradiciones suizas. Recorrió Barcelona y Madrid y compró cosillas para sus alumnas de Buenos Aires.

Me gustó tanto el primer curso que me apunté al taller que Guillermina daba por la tarde en el mismo sitio. Se llamaba “taller creativo de bordado de Guillermina Baiguera: Vías diversas para componer” y era bastante más transgresor que el anterior.

Nos confesó Guillermina que mucha gente no se apuntaba porque tenía miedo a no saber dibujar, pero que si supiéramos las creaciones tan bonitas que habían salido de la misma experiencia en Barcelona (esa ciudad que nos da mil vueltas a Madrid en valentía y modernidad), nos daríamos cuenta de que merecía mucho la pena.

Antes de irme a casa corriendo para comer y volver por la tarde, me compré el libro  “MANUAL puntos bordados” de Guillermina por 30 euros en el que se explican los 48 puntos básicos ilustrados paso a paso entre los que se encontraban los que habíamos aprendido en clase y más. Es un libro hecho a conciencia: cosido a mano; con impresión offset;  textos de grandes escritores, artistas y poetas y un poster al final que te muestra el derecho y el revés de cada punto con su nombre para que sepas reconocerlo a la perfección.

07_libro4-800x533

Sólo fuimos 3 personas (una de ellas profesora de bordado en Valladolid y arquitecta y la otra entusiasta del bordado con mucha soltura). Este curso no tenía nada que ver con el de la mañana. Salimos del ámbito académico y técnico para introducirnos en el mundo de las ideas y la libertad de pensamiento.

Comenzamos hablando de bordadores famosos y Guillermina nos pidió que analizáramos un cuadro abstracto de Paul Klee. Con ayuda de lápiz, papel y rotuladores de colores desestructuramos la obra y la redujimos a figuras simples. Una vez simplificadas las formas debíamos componer nuestra propia imagen y pasarla a bordado utilizando toda nuestra creatividad para crear texturas e intenciones a través del color.

Al principio todas nos miramos extrañadas. No son muchas las oportunidades en las que a un adulto le piden que dibuje con rotuladores durante horas. Nadie quería “estropearlo” y confirmábamos si la tarea que estábamos llevando a cabo cada una con su estilo, tenía el sentido y el mismo nivel de “corrección” respecto a lo que hacía el resto. Competitividad y complejos de mayores.

puntos de relieve bordado

Ninguna hizo nada parecido a la anterior. Lo cual era estupendo y refrescante. Mirabas el resto de labores y te inspirabas en ellas. Fue una experiencia muy enriquecedora parecida a viajar en el tiempo y revivir las clases de manualidades de cuando eras pequeña e ibas con el babi para no mancharte de pegamento y témperas. Con la cabeza en blanco y sin miedo. Simplemente abierta a pasarlo bien y aprender.

No nos dió tempo a terminar de bordar todo el dibujo pero sí experimentamos bastante siendo conscientes de que…

lo importante de cada proyecto es el proceso que conlleva. Durante ese proceso la bordadora toma muchas decisiones intermedias que marcarán el destino del resultado final y lo harán más orgánico.

Después de otras 4 horas de taller cosiendo en nuestro microcosmos mientras se hacía de noche y la gente nos miraba desde el escaparate como bichos raros, se me durmieron las piernas y salí en un estado de semi-levitación.

diy4

Guillermina nos regaló las agujas, algunos hilos, telas compradas en Barcelona y sus grandes consejos así como toda una lección de vida sobre dejarse ir y crear sin miedos ni ataduras.

Volvería mil veces y estoy deseando seguir bordando, aprendiendo y leyendo mi libro de puntos. Gracias Guillermina, gracias peSeta, gracias al resto de alumnas, gracias a The Hobby Maker. Seguiré practicando duro.