Cómo empezar a tejer

Lifestyle

Empecé a tejer de mayor y por curiosidad. Había visto a mi madre hacer ganchillo de vez en cuando pero nunca me enseñó hasta que con el tiempo, dado que me gustaba el diseño pero no sabía usar Photoshop, me dió por buscar mi vena creativa en las manualidades. Fueron días duros en los que no sabía dónde ir para aprender y me refugié en internet, mi gran amigo. Allí descubrí lo que toda buena tejedora necesita para dar sus primeros pasos en este mundillo (y resultó que tampoco era para tanto):

  • Unas buenas agujas del chino. Esas que no tienen que ser de madera ni estar unidas por un cable. Cuanto peores, mejor. De plástico o de metal, de 4 o 5mm para que la lana estandar te sirva sin problemas, la barata, la que se despeluja. No importa. Serán tus primeras agujas para probar, ya habrá tiempo de gastarse la pasta después en materiales buenos.

    Ni lo sueñes, todas estas agujas son demasiado pro para una padawan. Antes de correr, hay que aprender a andar.

  • La lana que tengas por casa (sobrante de haber deshecho un jersey, por ejemplo, o de la que lleva siglos en la caja de costura de tu madre). Esa que no importa de que qué color es, si es toda del mismo color o varía por tramos (nudo y arreglado), de la que se despeluja en las manos, la más sintética. La barata. La cara es que da pena tocarla si no es para hacer una obra de arte y por lo que cuesta, casi que te vas al Zara a comprarte un cuello. La lana que te de la gana.

    ¿Ves todos estos ovillos? Coge el más barato y corre. Ya tendrás tiempo de despilfarrar en tejidos de lujo.

  • Vídeos de Youtube que enseñen las cuatro reglas básicas con las que podrás ir tirando y hacer tus primeros proyectos. En el caso del punto: cómo montar los puntos en las agujas, punto derecho, punto revés y cómo cerrar la labor. Con eso llegarás a la luna.
    Si lo tuyo es el ganchillo, lo mejor es aprender a hacer cadeneta y punto bajo. Así aprendí yo y no me ha ido mal.

    No sufras hay trillones de vídeo de punto y ganchillo, tejer con las manos, continental…por la red.

  • Un patrón sencillo para tejer con un objetivo claro. Al principio todo el mundo te dirá que hagas muestras cuadradas para ver la tensión del hilo y coger fluidez. Esto está bien al principio para calmar tus ansias de crear tu primer tejido pero luego te vas a aburrir. Tejer sin rumbo no es tejer, por eso una bufanda suele ser el primer proyecto con el que tirarte a la piscina. Tu primer regalo para tu persona favorita en el mundo. Luego llegará un gorro, un jersey y unos calcetines.

    Un patrón, esté en el idioma que esté, siempre te va a parecer que está escrito en chino. Sorry.

  • Una persona a la que regalar lo que vas tejiendo porque después de que un proyecto pase por tus manos durante semanas lo vas a aborrecer y querrás quitártelo de encima. Para esto sirve la familia, los amigos y los conocidos.

    Si lo envuelves bonito y tiene utilidad, nadie podrá resistirse a los regalos hechos con amor por ti.

  • Mucha paciencia porque a la primera no te va a salir. Se te saldrán los puntos, aumentarás los puntos de una vuelta sin querer, apretarás más o menos de un día a otro sin previo aviso y todo será un poco mierder hasta que le cojas el tranquillo pero luego, cuando ya te vas soltando, descubrirás que es el mejor hobbie del mundo.

A veces no queda más remedio que reirse…

¡Viva tejer aunque sea mal!

Anuncios

Un comentario en “Cómo empezar a tejer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s